Tecnología

Relatos de tinta-e Idea guardada 7 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Naturaleza urbana

A veces no hace falta irse muy lejos para estar rodeados de árboles y plantas y disfrutar de la recién estrenada primavera, estación que llena de vida, luz y color nuestra naturaleza. Seguro que tú también tienes cerca algunos de los jardines más hermosos de nuestro país. ¿Te apetece conocer hoy algunos de los más espectaculares? ¿Sí? ¡Pues comenzamos!

En el corazón de la ciudad de Valencia se encuentra el jardín del Turia, uno de los parques urbanos más grandes de España. Fue construido en el antiguo cauce del río Turia. Este céntrico paraíso natural ofrece más de nueve kilómetros de recorrido en el que las palmeras, los naranjos, los pinos y las plantas aromáticas comparten espacio con fuentes, rosales, estanques y muchos corredores.


El jardín del Turia, Valencia
El parque de María Luisa de Sevilla es famoso por méritos propios. Epicentro del turismo en la capital andaluza, el parque de María Luisa es uno de los pulmones de la ciudad. Su nombre es un homenaje a la infanta María Luisa de Borbón, que donó en 1893 a la ciudad gran parte de los jardines privados del Palacio de San Telmo para que los habitantes de la ciudad los hicieran suyos. Lo mejor, sin duda, es que monumentos como la Plaza de España, el Real Alcázar o la Catedral están muy cerca.


Parque de María Luisa, Sevilla
El Capricho de Madrid es otro de esos jardines o parques urbanos que no te puedes perder, el nombre lo dice todo. Resulta curioso que uno de los parajes más espectaculares de Madrid sea también uno de los más desconocidos, incluso para los habitantes de la capital. El Capricho de Madrid está situado en el barrio de la Alameda de Osuna y fue creado en 1784 por los duques de Osuna, duques que contaron con la ayuda de los artistas y jardineros con más prestigio de la época para crear este romántico paraje natural. Templetes, ermitas, fuentes y esculturas embellecen sus 14 hectáreas.


El Capricho de Madrid
El jardín botánico del Puerto de la Cruz de Tenerife es pura belleza tropical. Fue creado por orden de Carlos III a finales del siglo XVIII para poder cultivar en territorio español especies procedentes de los trópicos. Hoy en él se pueden contemplar ejemplares únicos de palmeras, tanto por sus dimensiones como por su antigüedad. Tanto es así que en 1994 sus más de 20.000 hectáreas fueron declaradas Bien de Interés Cultural.


Jardín botánico del Puerto de la Cruz de Tenerife
Y acabamos nuestro itinerario particular en Pontevedra, en el Pazo de Oca. Se trata de unos jardines donde conviven plantaciones de camelias, azaleas y palmeras con robles, castaños, nogales y abedules típicos de la zona. Aunque el agua es la principal protagonista, tanto en la fuente del patio principal como en los dos grandes estanques. Además, el Pazo de Oca, conocido por los gallegos como el "Versalles" de Galicia, está a tan solo 25 kilómetros de Santiago de Compostela.


El Pazo de Oca, Pontevedra
Es momento de pasear, respirar y disfrutar de la exuberante belleza de nuestros jardines más impresionantes en primavera.

Fuente: este post proviene de Relatos de tinta-e, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lavanda: el 'oro malva'

La lavanda es una planta medicinal que ofrece numerosas propiedades calmantes. Su nombre científico, lavandulae, proviene del verbo latino lavare, y es que esta flor ayuda a lavar las heridas físicas ...

Por trece razones

El fenómeno Por trece razones ha enganchado a muchos jóvenes y adultos. Me incluyo. La exitosa y polémica serie protagonizada por Katherine Langford y Dylan Minnette es una de las más vistas de Netfli ...

Etiquetas:

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora