Tecnología

Alimentación Sana Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La afición de los turistas por fotografiar la comida

La fotografía está llegando a unos límites hasta ahora insospechados. Gracias a la proliferación de las redes sociales como Facebook, Instagram, etc. en donde las fotos tienen un papel muy importante, la fotografía nos está invadiendo. Tenemos una tendencia a fotografiar cada paso que damos y compartirlo con nuestros amigos por las redes sociales. Vamos por la calle, museos, playas y nos encontramos con no poca gente realizando fotografías de cuanto ven y desde un tiempo incluso vemos a gente fotografiar hasta lo que come.



También es una realidad que hoy en día es mucho más sencillo hacer una foto que antes, ahora todos tenemos un teléfono móvil que mejor o peor, pero siempre puedes hacer una foto de los que sea y si no te gusta borrarla. Antes reservabas cada una de las fotos del carrete para un gran momento e incluso si luego al revelarlas salían mal, el enfado era monumental. Ahora las cámaras son más accesibles, casi todo el mundo puede tener acceso a la tecnología punta en cámaras de fotos Canon.
La comida es algo evidentemente muy importante en nuestras vidas, de hecho mucho más que las propias fotográficas. Pero desde hace unos años se ha extendido una corriente entre los turistas de fotografiar cada uno de los platos que toman cuando llegan a nuestro país, cada tapa que piden en un bar e incluso los helados. Cualquier ocasión que encuentran es buena para fotografiar. Ahora ya ni nos parece extraño ir a un restaurante, cualquier que sea su identidad y entidad, y ver a turistas (y últimamente no tantos turistas) sacando sus cámaras de fotos para inmortalizar cada uno de los platos que observan. El objetivo no se sabe con exactitud cuál es, probablemente porque consideran a la comida española un verdadero arte que no debe pasar inadvertido o quizá llevarse a su país lo que pudiera ser una fantástica receta.
El hecho es que esta práctica está incluso llegando a molestar a no pocos chefs de los restaurantes que se extienden a lo largo y ancho de la geografía y gastronomía española, los cuales hartos de esta práctica han llegado a prohibir la realización de fotografías en el interior de sus restaurantes alegando que la moda está llegando a unos límites en los que incluso en el interior de los restaurantes, el ruido de la cámara así como el flash están molestando a los trabajadores y a los comensales.
Aún con todo, parece que pese a que está práctica parece reducirse, el auge de determinadas redes sociales en las que las fotos predominan, parece hacer inevitable la continuación de esta tendencia. Redes sociales como Instagram donde se publicita una especie de tendencia a subir fotos de comida para ver quien como más, mejor y en los mejores sitios hace que la búsqueda de “likes” haga imparable esta práctica.
Si te ha parecido interesante este artículo puedes ver más visitando en la portada de mi blog.

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos