comunidades

Cámaras de seguridad para tu hogar y negocio

Para elegir correctamente una cámara de vigilancia y seguridad del hogar, debemos plantearnos varias cuestiones, como son la ubicación, diseño, calidad de las imágenes, etc.
No es lo mismo comprar una cámara para vigilancia interior, que para vigilancia exterior.
Una cámara para exterior debe ser capaz de resistir las condiciones climáticas, también se tendrá que enfrentar a situaciones de iluminación diferentes y un control de área mayor.


 

Ubicación Una cámara para vigilancia exterior debe ser capaz de resistir las condiciones climáticaslluvia, frío, calor, polvo…
Existen unas certificaciones internacionales, que nos avisan de la resistencia de una cámara de vigilancia a los diferentes fenómenos atmosféricos, son las certificaciones IP (International Proteccion), que van desde IP 65, IP 66 IP 67…a mayor número, mayor protección.
Las cámaras para interior no necesitan cumplir ningún tipo de protección climática.
Las más demandadas para interior son las que poseen una base, y no es necesario su instalación en pared o techo. Se pueden colocar sobre una mesa o en una estantería.
A pesar de tener base, comprueba que pueda ser instalada fija en un punto, por si decides cambiar de opinión.

Diseño El diseño no influye en la funcionalidad de la cámara, pero si la queremos tener en casa y queremos que pase desapercibida, conviene que no sea muy grande y que su aspecto combine con la decoración. Los fabricantes cada vez cuidan mas los diseños de sus productos, algunas cámaras son muy originales, mientras que otras son bastante feas.
Todo lo contrario que debe ser una cámara para exterior. Puede que queramos que pase desapercibida, pero lo lógico es que sea un elemento disuasorio y que esté bien visible.

 

Calidad de la imagen Las cámaras IP (Internet Protocol) poseen una gran calidad de imagen. Las más normales (y baratas) poseen un megapíxel, que permite realizar grabaciones a 720P.
Si buscamos mayor definición y calidad de imagen, tenemos un poco de todo, desde 2 megapíxel hasta 4K (8 megapíxel). Las grabaciones habitualmente son en 1080P, pudiendo ser HD o Full HD. A mayor presupuesto, mayor calidad de las imágenes y grabaciones.
Si hablamos de cámaras CCTV tenemos un poco de todo, ya que podemos comprar un Kit de vigilancia con cámaras analógicas o digitales.
Las analógicas ofrecen una gran calidad, pero no pasan de los 720P, las digitales se van a los 1080P.

Cámara con visión nocturna Todas las cámaras permiten ver y grabar en la oscuridad, pero no todas tienen la misma calidad de grabación, ni poseen el mismo alcance.
Las cámaras nocturnas de interior no suelen sobrepasar de los 5 o 6 metros de alcance, no es muy necesario un alcance en la oscuridad mayor, ya que enseguida te encuentras con una pared.
Sin embargo, las cámaras de exterior pueden llegar a detectar y grabar movimientos a 30 metros de distancia.
En una cámara de interior puede que no importe mucho la definición, ya que como he dicho, puede ser más una opción de control familiar.
Si estamos realizando una vigilancia exterior, conviene que la cámara posea un software para mejorar los colores y/o balance de blancos.

 

Alertas de seguridad Las alertas de seguridad es una funcionalidad que ofrecen las cámaras conectadas a Internet, cámaras IP y CCTV conectados…o sea, la mayoría.
Todas las cámaras poseen un sistema de detección de movimiento. En las más sofisticadas se puede configurar la sensibilidad y áreas de seguimiento.
Lo habitual es que, cuando una cámara detecta un movimiento comience a grabar y además lance una alerta, que puede llegarnos vía correo electrónico o mediante un push al móvil…o ambas.
Además de grabar el movimiento y alertarnos mediante un mensaje, hay cámaras de vigilancia que disponen de sirenas acústicas y/o visuales, que pueden accionarse de forma automática (al detectar el movimiento) o manual, en este caso seríamos nosotros los que desde nuestra aplicación las haríamos funcionar.

Sonido bidireccional Esta es una funcionalidad que suelen poseer las cámaras IP, pero que no es habitual en las cámaras CCTV.
Las cámaras poseen un micrófono y un altavoz integrado, de modo que podemos interactuar a través de la cámara.
Es muy útil cuando hablamos de cámaras de interior. Si detectamos un ruido o un movimiento, podremos hablar a través de la aplicación y ser escuchado.
Viene muy bien cuando estamos vigilando un bebé o una mascota.

Cámara grabadora: Almacenamiento de las grabaciones Existe una corriente cada vez más extendida, de utilizar la nube para almacenar las grabaciones de las cámaras de seguridad.
Volvemos a las cámaras IP, que son las que ofrecen más flexibilidad, ya que pueden almacenar las grabaciones en tarjetas Micro SD incorporadas en la propia cámara o en la nube.
La gran ventaja de almacenar imágenes y grabaciones en la nube, es que si en un momento determinado, alguien roba la cámara…se llevará la cámara física, pero no podrá acceder a las grabaciones, que no están en la cámara.
Las cámaras CCTV siempre almacenan las grabaciones en un videograbador, por eso “si no queremos”, no es necesaria la conexión a Internet para realizar correctamente una labor de vigilancia. Las cámaras recogen las imágenes, las procesan y las almacenan, sin que sea necesario tener acceso a Internet.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas:

Recomendamos