comunidades

Mario Kart Tour, el peor Mario Kart de la historia



La semana pasada vio la luz uno de los juegos para móviles más esperados por los aficionados de Nintendo, Mario Kart Tour. Un juego para Android e iOS basado en un modelo free-to-play con muchas más sombras que luces. Después de algunos días jugando al título la sensación que se nos queda es bastante agridulce, y es una pena, ya que parece que los desarrolladores se han “soltado la melena” en el peor sentido de la palabra.

¿Es Mario Kart Tour un mal juego? Podríamos decir que es simplón en cuanto a gameplay puro y duro, aunque es todo lo que rodea al juego lo que hace que este título se quede muy lejos de lo que podría haber sido si Nintendo lo hubiese enfocado desde una perspectiva menos agresiva. Sobre todo, teniendo en cuenta que estamos ante una franquicia con una base de jugadores que en gran medida se nutre de niños y menores de edad.

Arranca el juego y ya nos encontramos con la primera sorpresa

Mario Kart Tour recoge los peores vicios de la industria actual de los juegos para móviles, e incluso se permite el lujo de añadir algún “perdigonazo” extra. Ya de entrada, para poder siquiera empezar a jugar es necesario iniciar sesión con una cuenta de Nintendo. Si tenemos una Switch puede que esto no nos suponga ningún problema, pero de lo contrario estamos obligados a darnos de alta y dejar nuestros datos para un juego que, no nos engañemos, probablemente desinstalaremos en un par de semanas o menos.

Mal empezamos…

Disposición vertical

Cuando Nintendo lanzó Super Mario Run quiso hacer mucho hincapié en la necesidad de que sus juegos pudieran jugarse en vertical y con una sola mano. Algo que nos permitiría echar unas partidas mientras vamos en el metro o el autobús: algo a tener en cuenta si pensamos que los japoneses pasan un gran número de horas viajando en transporte público. Una regla que Nintendo ha respetado en todos sus juegos para móviles.

Aquí, sin embargo, estamos hablando de un juego de carreras, y el hecho de que la pantalla esté limitada al formato vertical hace que la visibilidad en pista sea de lo más limitada. Si hay algún juego que exija una visión apaisada esos son los juegos de conducción, y en Mario Kart Tour se presentaba más como una necesidad que como una opción de estilo. Por supuesto, esto también se traduce en unas rutas mucho más simplificadas y menos bruscas, lo que al final resta mucho en lo que a jugabilidad se refiere.



Gameplay simplificado

Pero no todo es malo en Mario Kart Tour. Al igual que en Super Mario Run, los gráficos se ajustan perfectamente al canon establecido, y parece que estemos jugando a un título de Switch o Wii U. La música también está a la altura y sin somos seguidores de la saga sin duda reconoceremos alguna que otra melodía clásica.

Ahora bien, aunque el papel de regalo utilizado para este envoltorio es de lo más vistoso, el “contenido del paquete” deja bastante más que desear. La jugabilidad está reducida a su mínima expresión, lo que en la práctica se traduce en que solo tenemos 2 controles: izquierda-derecha para girar el kart, y arriba-abajo para lanzar objetos. Todo lo demás va en automático (el coche avanza solo, no te deja salirte de la pista y acelera automáticamente en determinados tramos). En el menú de ajustes tenemos la posibilidad de activar el derrape manual, pero tampoco es algo que suponga un cambio lo suficientemente significativo. Al final, te quedas con la sensación de que conducir tu kart es casi lo menos importante del juego.



Las famosas tuberías

Las míticas tuberías verdes del mundo de Mario siempre han sido sinónimo de sorpresas y nuevos mundos por descubrir. En Mario Kart Tour, sin embargo, han cogido este concepto y lo han convertido en un cañón que dispara todo tipo de premios. Básicamente, lo que viene siendo una “loot box” o máquina tragaperras.

Antes siquiera de comenzar con la primera carrera, el juego ya nos presenta una tubería que debemos “abrir” y en la que encontraremos un personaje, accesorios o un kart. Todos los desbloqueos se realizan a través de las famosas tuberías, que podemos comprar con monedas del juego o con rubíes (la moneda premium del juego). Los circuitos y personajes son tan costosos de desbloquear con la moneda estándar del juego que al final no sabemos si estamos jugando para abrir tuberías, o abriendo tuberías para jugar. En cualquiera de los dos casos, la experiencia de juego se ve tremendamente resentida, lo que deriva en un aburrimiento prematuro casi inevitable.



Microtransacciones y pases de temporada

Por supuesto, todo esto está perfectamente condimentado con micropagos de todo tipo. Por un lado, tenemos la posibilidad de comprar rubies, en paquetes que van desde los casi 3 euros hasta casi 75 euros (para poder hacer 2 tiradas de tubería necesitamos gastar 6.99€).

Pero la cosa no queda ahí, ya que también hay lo que se conoce como “Pase Dorado” que no es más que una suscripción mensual de 5 euros (lo mismo que todo el catálogo de Google Play Pass), con la que tendremos acceso a recompensas exclusivas, desafíos propios y la posibilidad de desbloquear el modo de juego más difícil (el de los 200cc). Es decir, que si queremos que los coches vayan un poco más rápidos tendremos que pasar por caja y pagar.

Todo esto no sería tan grave si no fuera porque gran parte del target de Nintendo son menores de edad, y este tipo de actividades no hacen sino fomentar formas de juego que cuanto menos son poco sanas. Y no vamos a entrar a hablar ya del modo online multijugador, algo que anunciaron desde el principio como una gran novedad y que al final no ha llegado (al menos de salida). Eso sí, para poder jugar a este Mario Kart es obligatorio tener conexión a Internet, por lo que ya podemos ir despidiéndonos de nuestros datos como tengamos una enganchada seria a este juego.

En cualquier caso, no parece que todos estos “detallitos” vayan a empañar el nuevo éxito de Nintendo. Apenas 1 semana después de su lanzamiento, ya ha superado a Pokémon GO y es el juego para móviles más exitoso de la compañía nipona. No creo que sea un juego que esté a la altura del gran legado de Nintendo en el mercado de las videoconsolas, y la verdad es que me da un poco de pena ver cómo se han subido al carro del “todo vale” asumiendo como propias las peores prácticas del mundo de juegos para dispositivos móviles.

Fuente: este post proviene de El Androide Feliz, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Juegos

Recomendamos