Iluminación con una única fuente de luz

Iluminar tus retratos con una única fuente de luz es, además de sencillo, una buena forma de conseguir matices realmente interesantes para tu retrato.

Todas las fotografías que mostramos como ejemplos en este artículo fueron creadas con una única luz, cambiando únicamente la posición de la cara del sujeto en relación a la fuente de luz.

Para algunos, las sombras pueden parecer muy duras, en cuyo caso basta simplemente añadir un reflector para rebotar algo de luz hacia las sombras, lo cual resolverá el problema.

Disparando con una luz orientada hacia una sombrilla y ésta ubicada justo por encima de la cabeza del sujeto y apuntando hacia sus ojos, conseguiremos una maravillosa luz direccional bastante suave.

Imagen 0


En el siguiente ejemplo mostrado, el sujeto ha sido alejado de la fuente de luz, apuntando esta de forma frontal y casi directamente hacia sus ojos. Esta forma de iluminar nos ofrece un poco más de luz envolvente alrededor de su cara mientras que conserva el efecto de luz direccional.


Imagen 1



Debido al tamaño de la fuente de la luz y la cercanía al sujeto aún obtendremos gran cantidad de luz sobre su cuerpo. Observa también que la luz direccional consigue resaltar ciertos detalles del vestuario.

Gracias a que la luz está ubicada por encima que la cabeza del sujeto, también conseguiremos iluminar suficientemente su cabello.

En el siguiente ejemplo fijaremos la misma escena y encuadre, con la única diferencia del uso y no uso de un reflector.

SIN REFLECTOR

Imagen 2


CON REFLECTOR


Imagen 3



Como puedes observar, incluso si tu presupuesto no te permite adquirir un variado kit de iluminación, puedes seguir capturando muy buenas fotos con un simple flash y un reflector, el cual aumenta considerablemente la variedad de resultados.

Te recomendamos que partas de una configuración simple y que pruebes con distintas posiciones tanto de la fuente de luz como del sujeto, hasta el punto que obtengas las mejores tomas. A continuación, comienza a emplear el reflector y compara los resultados con y sin su uso.

A partir de aquí, puedes complicar la iluminación de la escena combinando las posibilidades con múltiples puntos de luz (natural, con el flash fuera de la cámara, con un flash de anillo, etc.)

Para finalizar os mostramos otros dos ejemplos que se hicieron empleando una única fuente de luz:

Imagen 4



Imagen 5



¡No dudes en enviarnos tus propias pruebas en las respuestas a este hilo o en el foro!

Fotografías: (C) Kerry Garrison
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: