Blog de AitanaGUriarte Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Cómo subir a internet la foto de perfil perfecta

Internet es una gran ventana al mundo… consigue que la imagen que des a través de ella transmita tus valores sociales y profesionales, ya sea a través de RRSS, en tu currículum online o a través de plataformas de servicios como Heygo - encuentra servicios cerca de ti.
 


Estamos en la era de Instagram, de los selfies, de la acumulación de “me gustas” en Facebook como el mejor reconstituyente para nuestra autoestima… Es por ello por lo que a día de hoy, más que nunca, esa romántica frase de nuestros abuelos de que una imagen vale más que mil palabras se convierte casi en religión. Por ello, debemos cuidar que a través de ella transmitas exactamente lo que quieren de ti, ¿y cómo saberlo? Aquí tienes 7 consejos que te ayudarán a dar con la imagen necesaria para una buena presentación en internet.

7 consejos para usar una imagen de perfil en internet

#1 Sonríe… pero no mucho

Una buena sonrisa transmite confianza y seguridad, que es exactamente lo que buscamos en alguien a quien conocer o establecer una relación contractual, pero ¡ojo! el tamaño de la sonrisa a una foto de perfil es como la sal a las comidas: en su justa medida da alegría y sabor, pero si nos pasamos de “sabrosones” perdemos el componente de seriedad y responsabilidad que también requieren estas presentaciones. La clave, como en todo, está en la mediación: transmitir sobre todo naturalidad y que no por ello acabes enseñando las encías.

#2 Distingue entre social y profesional

Puedes tener en las redes sociales una foto de perfil estupendísima donde sales muy favorecido, pero recuerda que esa foto no te servirá en plataformas donde no te querrán solo por “tu cara bonita”, sino por tu buen desempeño. Procura que en la imagen de perfil que selecciones aparezcas y transmitas “algo” de tu buen hacer:

¿Trabajas profesionalmente como cuidador de mascotas? Pues qué mejor que en tu foto aparezcas en actitud cariñosa con algún animal de compañía, ¿lo tuyo es el deporte tanto como hobby como hábito profesional? No subas una foto en la que aparezcas en una pose demasiado relajada…

#3 El tamaño sí que importa

Piensa a la hora de subir una foto en un formato parecido al tamaño carnet: un poco más fresca de la que pondrías en tu currículum (aquí el fondo blanco no es obligado), pero tampoco una fotografía a la que no le falte detalle y parezca un cuadro barroco. Piensa que tú eres el protagonista de la imagen (no tu ego) y por tanto lo más importante que se debe apreciar en la foto eres tú, no el paisaje o el modelito que hayas elegido para posar.

#4 Cuidado con los complementos

Precisamente porque lo más importante de la imagen eres tú, no dejes que cualquier detalle insignificante a tus ojos suponga un freno a tus aspiraciones: vasos en la mano, gafas de sol, bolsos… ¡Prohibidos por muy bien que salgas!

Vale que nadie te debería juzgar por la imagen y menos por lo que haces en tu tiempo libre, pero la primera impresión es lo que cuenta: trabájala.

#5 Foto lo más actual posible

Cuando quieres dar cierta imagen y te expones en foros o plataformas de intercambio de servicios, compra-venta, etc., quien contacta espera encontrarse a la misma persona con la que ha entablado una negociación una vez abra la puerta de su casa… Por ello, si la foto elegida cumple con todos los requisitos pero resulta que es de hace diez años, por mucho que sigas siendo tú no la uses.

#6 En casa del herrero… ¡Nada de cuchillo de palo!

Tal como comentábamos, cuanto más ligada esté tu imagen con la habilidad que desempeñas o con la imagen que quieres proyectar, mejor. Por ello cuida que esta se vea representada de la mejor forma posible: ¿trabajas en el sector peluquería? Transmite tus habilidades luciendo un peinado en condiciones, ¿eres fotógrafo profesional? No hace falta que te indiquemos que una buena forma de mostrar tu profesionalidad es que tu foto hable por sí sola…
 
#7 ¡Evita los selfies y recortar imágenes!

No tenemos nada en contra de los selfies en sí, pero el hecho de que para poder hacértelos tengas que estirar uno de tus brazos y posar desde una perspectiva “en picado”, supone incumplir el primero de los consejos donde insistíamos en la importancia de la naturalidad.

Por ello, si no tienes una imagen que te satisfaga para subirla, pide a algún conocido que te haga una con un fondo neutro, una sonrisa natural y listo: no necesitas nada más para cautivar a tu audiencia ;)

Con estos 7 consejos tendrás todos los ingredientes necesarios para que ninguna superficialidad empañe la imagen que quieres proyectar: la de ti mismo.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos