comunidades

El escenario en el que dejó de actuar



Sere Verde
Hay un escenario en el que dejé de actuar cuando la lluvia me hizo resbalar y de tu mano me tuve que soltar. Hay un espectáculo que no es el mío cuando entras a tu casa y está ella y yo no estoy. 

**

Y una película que es sólo tuya y no me tiene. Y pensamientos que tampoco, esos que son despacio y fugaces y te duran una vida como la mía que es de sal y ya tuya de azuzar y el mar que nos derrite antes de poder volver a estar.
Es esa canción en la que no estoy. Un ritmo que no es para mí. Un suspiro que no es por mí, un beso que es exacto para los secretos de otros labios que no son míos porque los míos están aquí, en Madrid.

***
Hay un hilo rojo que no nos ata ni la conciencia de lo que nunca fue y pudo haber sido. Hay un abismo tan tuyo y tan mío que cada vez que intento saltarlo quiero caerme en lo inmenso de todo lo que fuimos cuando nos quisimos.

****

** Y estoy aquí pensando en todo eso que te da vueltas cuando las vueltas que diste te atan a lo que perdiste.

*** Y estoy aquí jugando al juego de revivir los recuerdos que están muertos cuando tengo ganas de volver a vivir.

**** En lo insondable del amor cuando ya no es amor y se vuelve un hondo dolor de corazón, de corazón roto.

Luciana Salvador Serradell

Fuente: este post proviene de Blog de LudeLuciernaga, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El querer de Olivia

Esta es la historia atormentada de Olivia y sus circunstancias de querer sin saber hacerlo. De amar sin poder contarlo. De acariciarte con todos los no que te dedico sin que me escuches, le decía en v ...

La agenda de Luisa

Oleg Oprisco Tienes treinta minutos para desmontar dos de tus cinco creencias limitantes y trecientos sesenta y cinco días para equivocarte y volver a intentarlo. Tienes dos minutos para que me expliq ...

Anna va al psicólogo

Anka Zhuravleva ¿Quieres recortar con tijeras el cariño que sientes y le sobra? ¿Quieres esconder debajo de la alfombra esas cosquillas que sientes cuando lo dejas caminar por tu cabeza? ¿Quieres enc ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general

El corazón de la mosca

El corazón de la mosca (...) Hoy no vuela. No puede, no tiene fuerzas. No mientras se delibera en su cabeza una batalla campal entre los hilos corruptos del destino y la cara más sensible de los planes. De todos los planes. Por eso se despertó con odio interno. Hoy lo odia todo, y lo odia de adentro hacia afuera. Odia habérselo creído tanto. Odia haber creído. Odia esto. Romperse. Romperse. Odia v ...

general

El humo del perfume que no deja a Belén

Saul Leiter Te habito desde que te fuiste, te habito en las agujas de mi reloj cuando marcan las dos y las tres y las cuatro. Y a las doce de la noche y a la una también. Y convivo de mala manera con tus segundos vacíos, con todos y cada uno, y repueblo de mal humor, de muy mal humor, mis horas con tus historias. Y es que son las cinco, se fijó Belén, y a las cinco ocupo el tiempo en desocuparte y ...

general

El corazón de la avispa

El corazón de la avispa (...) Qué pasa si me acerco demasiado. Demasiado cerca (...) Si vuelo muy bajo. Tan bajo que no vuelo. Si me arrastro para alcanzarlo. Para alcanzarte. Y sino está lejos. Si está acá. Está cerca. Demasiado cerca y tan bajo que caigo por alcanzarlo. Alcanzarte (...) Y si está adentro mío. Y si soy yo. Si es ahora. Si es esto y solo esto. Luciana Salvador Serradell

general

El despecho de Ana

Baldovino Barani Viajó a Madrid para matarlo. Cosas así se planean con tiempo, no es casualidad. Se piensan de principio a fin y ella no dejó cabos sueltos, por eso no fue un accidente que lo encontrara en Madrid. Sabía que estaría allí ese día. Que cruza la calle a las 13:17 para ir a almorzar. Ya lo había hecho antes y la vez anterior. Lo sabía todo de él, incluso durante meses pasó horas repas ...

general

El corazón de la hormiga

El corazón de la hormiga Voy a guardarte en una neurona sin conexión para que no te deslices en cualquier dirección. En la primer gota de la ducha, en la tercera cuchara de azúcar y en el pliegue de mi pijama. En la luz roja del semáforo y en el olor de los pinos del bosque y del otoño de este año. En la lágrima que vino después de la risa. En la estrella de mi ventana. En el almohadón, en la mant ...

general

El corazón de la langosta

El corazón de la langosta Estoy aburrida. Aburrida, aburrida. Aburrida. Y tengo la sensación de querer meterte en una capsula del tiempo para reservarte eternamente a todos los antojos que de vos se me puedan ocurrir cuando deje de aburrirme de quererme demasiado. Por quereme demasiado. Demasiado tanto tiempo. Y empezar a quererte solo a vos de día y de noche, los doce meses del año y todos los s ...

general

La semana de Laura

Demian Dupuis Hoy voy a recorrerte por donde nadie te tocó, dijo Laura. Tengo tacones, los señaló. Tengo razones, se peinó el pelo. Tengo ganas y te tengo ganas, y se tocó ahí. Adentro. Y si de tanto tocarte, te corres, dijo Laura. Volveré a probarte el lunes que viene antes de la hora del té. A las cinco y media. El miércoles y sólo si sale el sol, voy a caminarte la sombra que hace tu cuerpo ...

general

Si me cuentas que me quieres

Aleksandr Munaev Si me cuentas una historia de cuna no me pongas a dormir. Si me cuelas mariposas, mariposas de colores, no me pidas mandarinas, y si me tomas de la mano no te confundas con qué pie me vuelves a pedir que no te deje ir. Si es verano no me pidas café y en invierno sólo hay té, y si quieres pastel, hay pan. Si quieres volar déjame primero saltar a la elocuencia de tu vuelo con mis do ...

general

Kokoro sale hoy en el diario

Natsumi Hayashi El anuncio que publicó Kokoro en el diario empieza en primera persona y con un beso para quien adivina el acertijo que esconde el enredo, el enredo y este lío que tengo por debajo de mis cabellos y que ahoga mis sentencias cuando tengo que decidir y por tener que arriesgarme y no saber qué pedir, no sé qué querer. Dos para el que me explica el jeroglífico cuando pienso y no me enti ...

general

Lo difícil de conciliar en el corazón de Florencia

Es difícil conciliar lo que es con lo que pudo haber sido, sintió anoche Florencia, justo antes de que sea lunes y al principio del final de lo que fue y no fue. Es difícil, pensó. Difícil, repitió. Repitió en voz baja cuando las ilusiones se le agolparon de golpe y sin aviso en un costado del corazón, en ese rincón donde guarda lo que nunca será para dejar espacio a todo lo bueno que ahora vendr ...